fbpx

Cómo delegar para hacer crecer tu empresa

Publicado 21 Jun, 2021

Delegar tareas, funciones y responsabilidades a otras personas es una de habilidades más complejos que existen, sin embargo es probablemente la que más puede impulsar tu productividad . Y cómo podemos saber cuando es tiempo de saber qué es delegar y comenzar a hacerlo.

En términos profesionales e individuales el autoconocimiento sin duda puede llegar a ser la llave para entender mucho más dónde comenzar a delegar. Por otro lado en cuestiones estratégicas de negocio o de proyecto y las funciones que desempeñas es muy relevante también tomar en cuenta cual es el rol que se espera de ti en la organización, incluso si eres el dueño del negocio.

¿Cuale es tu paradigma al involucrarte en tu trabajo?

Partiendo de lo anterior, Jesse Sostrin , director de PwC’s U.S. Leadership Coaching Center of Excellence, nos habla de la paradoja del liderazgo: necesitas ser más esencial en tu organización y a la vez necesitas poder estar menos involucrado en el día a día. En este sentido, es importante resaltar que no es lo mismo estar ocupado que ser productivo, no es lo mismo estar alineado al propósito a dedicar la vida entera a un proyecto y no es lo mismo asumir tareas porque se es bueno en ellas a asumirlas porque es clave que las realices tu.

Ya sea el propio ego profesional, el intento por demostrar a otros las capacidades o compromiso o simplemente dejarte llevar por el ritmo habitual de estar ocupado, es imperante que aprendas a detectar si estas demasiado aferrado a tu situación actual de carga de trabajo.

Consejos para comenzar a delegar

Para entender si uno está demasiado involucrado basta con contestar negativamente a algunas de estas preguntas como son:  Si debes salir urgentemente de viaje por una semana y podrás estar pendiente de tus funciones ¿Tus iniciativas y prioridades avanzan en tu ausencia? ¿Podrías disfrutar unas vacaciones de 3 meses olvidándote de tu trabajo por completo?

Si ya detectaste que es momento de aprender la delegación de funciones te dejamos algunos consejos propios y de Sostrin:

Delega las tareas o funciones correctas: Delega las tareas que no son críticas para ti y que pueden hacer otras personas con mejores capacidades. Delega aquello que puede permitir crecer a otras personas. Delega las cosas que no te gusta hacer en la medida de lo posible.

Identifica a quienes les delegarás tareas, funciones o responsabilidades: comienza a confiar en otras personas, jamás podrán hacer igual que tu tus tareas pero eso no quiere decir que las tareas no estén bien hechas o potencialmente puedan cumplir mejor los objetivos.

Comienza explicando tus razones: Más allá de justificar por razones de negocio, explica el contexto por el que deben asuman nuevas tareas y/o funciones,  cómo encajan y cual es su papel en el juego.

Inspira su compromiso: El compromiso viene de la mano de entender la relevancia en un contexto, entender que su contribución hará una diferencia los inspirará a involucrarse más. Confirma, confirma, confirma constantemente este entendimiento y compromiso.

Participa en el nivel correcto: Es clave seguir involucrado, pero más importante saber a qué grado. Tu nivel de involucramiento debe ser suficientes para que puedas ofrecer la combinación adecuada de apoyo y rendición de cuentas. Los riesgos si la mezcla no es correcta son:

  • Demasiado involucrado:  podrías estar conscientemente o inconscientemente micro gestionando a los que le rodean.
  • Demasiado práctico: y podrías estar perdiéndote de los momentos críticos en los que un comentario de apoyo o una pieza vital de retroalimentación sería esencial.

Para elegir tu lugar, simplemente pregunte a la gente cuál es el nivel adecuado basado en el estilo de trabajo. Esto además de mostrarte la frecuencia de los puntos de contacto, también le dará a tus colegas autonomía en la forma en que el trabajo delegado avanzará.

Practica diciendo <<si>>, <<no>> y <<sí, si>>: para futuros proyectos o avances en los que ya te encuentras involucrado ser exigente con con cuidado de nuestro propio tiempo es lo mejor. Analiza adecuadamente cada solicitud de comenzar una actividad que te pidan, y du que si sólo a aquellas donde tu talento y habilidad están íntimamente ligadas . En las que por algún motivo sientes que debes involucrarte pero no estas seguro, siempre contesta si, sí y busca involucrar a otras personas que complementen tu trabajo. Practica decir no de una manera certera y política pero que no deje dudas que es algo en lo que no podrás involucrarte.

Delega pero también enseña

Es probable que sientas mucho compromiso a decir que Si, en especial cuando perteneces a una organización pequeña done aún las funciones individuales no son tan claras para ello hemos escrito un contenido con adecuaciones para micro y pequeños negocios donde más que delegar funciones, enseñar a otros puede ser más relevante, de dejamos un pequeño adelanto en forma de pasos a seguir:

  • Identifica talento emergente en tu organización
  • Enséñale cómo debe hacerse la tarea a delegar , sin micro-administrar.
  • Asegúrate que la persona entienda el proceso de cómo hacerlo.
  • Establece una fecha para que se termine o presenten progresos.
  • Asegúrate que exista un acuerdo en la fecha u hora y método de entrega.
  • Mide el resultado pero sobre todo mide el nivel de involucramiento pasión y entrega.
  • Busca de nuevo tareas similares o de mayor nivel de dificultad e involúcrate cada vez menos.
  • Se más desafiante en los puntos de encuentro.
  • Mide la calidad en la ejecución  y el compromiso al resultado.