fbpx

Nuevos tipos de liderazgo empresarial: redescubriendo el talento humano

Publicado 29 Jun, 2021

Un buen líder necesita de sus seguidores para poder guiar. En nuestro mundo digital y automatizado, se necesitan nuevos líderes que impulsen no sólo a la empresa, sino también a todas las personas que le siguen. Nunca fue tan importante como ahora evolucionar en el liderazgo hacia una revaloración de la persona y el talento humano.

Cada estilo de liderazgo tiene su manera de adaptarse a la realidad actual, y sobre todo, a encontrar el lado humano y potenciarlo junto con su organización o empresa. Encuentra el tipo de liderazgo que mejor se adapte a tu situación personal, empresarial y de tu equipo dando este lado humano, positivo y actualizado que se necesita hoy. Una característica que permite fortalecer a los equipos es la diversidad al brindar diferentes puntos de vista y así enriquecerse entre cada integrante. Algunos de los valores más importantes para fortalecer la diversidad son: respeto, comunicación, empatía, compromiso y flexibilidad.

Existen 5 tipos de liderazgo tradicional, a continuación conocerás las características de cada uno, sus ventajas y desventajas, y sobre todo, como este se puede reformular hacia la valoración de la persona.

Tipos de liderazgo empresarial

1. Liderazgo autocrático

Saben lo que quieren y no se rinden hasta lograr obtenerlo. Los líderes autocráticos destacan en su perseverancia y tenacidad, ya que son aquellos con metas claras y determinación para mover a su empresa y equipo hacia ellas. Saben anticiparse a los problemas, no se rinden con facilidad, son ingeniosos para resolver problemas y no tienen miedo a tomar riesgos ni dar órdenes.

Su visión les permite ser eficientes en la ejecución, y para esto eligen cuidadosamente a su equipo para que este le ayude a llegar a sus metas. Sin embargo, tiene cierta debilidad por pensar que es indispensable en cada actividad de la empresa y que sin su involucramiento las cosas no funcionarán, siendo un tanto arrogante y distante. El control y autoridad se concentra en este líder, haciendo la comunicación unilateral y restando motivación al equipo. Esto puede causar trabas en los procesos y que su equipo no sienta que tiene mucho poder de decisión ni valor fuera de sus habilidades especializadas.

ejemplo de líder autocrático es Margaret Thatcher. La dama de Hierro fue la primer mujer en tomar el cargo de Primer Ministro en Gran Bretaña gracias a su estricto control y al conservar la privatización y valores tradicionales dentro del país. Durante su mandato de 1979 a 1990 se implementó una transformación radical en Inglaterra que los llevó a vencer a Argentina en la Guerra de las Malvinas.

Reformulación del liderazgo autocrático

La determinación y eficiencia destacan a este tipo de liderazgo para llevar a cabo las metas de la empresa. Un buen líder hoy en día no sólo ejecuta o dirige, también enseña y delega. El líder autocrático en la actualidad puede hacer un gran uso de la tecnología para estandarizar sus procesos de manera que no dependan de este todas las acciones y decisiones. En cuánto a la valoración de su equipo, este puede ver más allá de las habilidades funcionales de cada puesto de su equipo, reconociendo su valor como persona con más de una dimensión y con capacidad de ejercer también liderazgo colaborativo. Al ver el valor de cada persona y su talento holístico, podrá delegar su liderazgo, lo que permite a su vez mejorar la eficiencia en los procesos y la comunicación, así como también aumentar la motivación y confianza en cada uno y en su equipo.

Si te interesa conocer más sobre técnicas para delegar en tu equipo y empresa te recomendamos leer nuestro artículo Cómo delegar para hacer crecer tu empresa.

2. Liderazgo democrático

Toman en cuenta la opinión de cada persona. Este tipo de liderazgo toma sus decisiones teniendo en cuenta los aportes y opiniones de cada integrante de su equipo. Tiene la última palabra para decidir, pero jamás toma una decisión sin primero escuchar la participación de todo su equipo, lo que permite una unión dentro de este, además motivar a cada persona al darles su lugar único. Esto da pie a un sentido de pertenencia, incrementa la satisfacción del equipo en los proyectos al sentirse involucrados y abre la puerta a una nueva motivación impulsada por su esfuerzo y no sólo por el salario. Al incluir a cada miembro del equipo en la decisión, implica darles una responsabilidad y una cierta sensación de control sobre lo que hacen en la empresa, lo cual significa un esfuerzo por su parte, creando esta motivación al sentir que son valorados por su trabajo y como personas.

El liderazgo democrático puede ser muy útil en situaciones donde el trabajo en equipo es esencial. Sin embargo, este puede tomar mucho tiempo, así como puede dañar la autoridad o el poder de decisión del líder. Es por esto que puede ser muy efectiva siempre y cuando sea pertinente que se incluya la opinión de cada persona, pero no siempre es la más efectiva o asertiva.

Un ejemplo de líder democrático es Tim Cook, actual CEO de Apple. Cook lleva un liderazgo basado en la apertura y escucha hacia las personas trabajando en su empresa, al buscar escucharlos activamente cuando se requiere la resolución de problemas y mejoras. Jobs comenzó contratando a gente experta en sus áreas y, a pesar de llevar un liderazgo distinto al de Cook, esto dio pie a que se pudiera delegar la responsabilidad complementando al liderazgo de Tim Cook y llevando a Apple a su éxito que conocemos ahora.

Reformulación del liderazgo democrático

La escucha activa y apertura son elementos clave para un liderazgo centrado en la persona. Este tipo de liderazgo se puede adaptar a la digitalización fácilmente, ya que gracias a muchas herramientas tecnológicas es más fácil tener videollamadas con tu equipo, calendarios y documentos compartidos, formularios para conocer las opiniones… ¡entre muchas otras herramientas! Te recomendamos que, más que buscar la opinión de cada persona en todas las decisiones, definas y asignes distintos roles en los momentos que requieran trabajo en equipo, no sólo para ser más eficiente, sino también para valorar y dar oportunidad de crecimiento y desarrollo de habilidades a cada miembro del equipo.

3. Liderazgo transaccional

Existe una gran transparencia en la valoración del trabajo de cada persona. Un líder transaccional es proactivo, confía en su equipo, y encuentra soluciones rápida y eficazmente. El liderazgo transaccional se trata de dar un valor al trabajo y sobre todo a los pequeños pasos que llevan a grandes resultados. En este tipo de liderazgo los líderes definen con claridad el rol de cada quien y las responsabilidades que deben cumplir. De esta manera se puede llevar un control sobre las pequeñas acciones a tomar en cada rol, y así se otorgan pequeñas compensaciones o metas que sirven como incentivo para mantener la motivación y cumplir objetivos a corto plazo. Esto significa que los líderes “transaccionan” con cada miembro de su equipo las compensaciones de los esfuerzos, habiendo transparencia sobre lo que vale cada pequeña acción en su trabajo.

Este tipo de liderazgo puede funcionar siempre y cuando se mantenga la transparencia y haya una innovación en la manera de motivar a los empleados cada cierto periodo para que esta no desaparezca y la autoexigencia continúe. No olvides que estas metas e incentivos deben de estar siempre en línea con la razón de ser y objetivos de tu empresa, favoreciendo tanto a las personas como a la empresa. En cuanto a los incentivos, no todo es dinero… las compensaciones pueden ser delegarles una nueva responsabilidad, darles la oportunidad de ejercer un mayor liderazgo, otorgar la elección de ciertas actividades para el equipo, entre muchas otras actividades o responsabilidades que motiven a la persona al reafirmar su valor y el de su trabajo. La innovación e incentivos morales permiten que la persona no sólo cumpla las metas por “el premio” sino que tenga una motivación de una autopercepción positiva detrás.

Howard Schultz es un ejemplo de líder transaccional, al llevar durante más de 20 años la empresa de Starbucks como CEO. Fue pieza clave para el crecimiento exponencial de esta marca reconocida mundialmente, no solo al darle vida a la imagen e identidad que conocemos, sino que fue encargado de dar pie al sistema ordenado y funcional que da autonomía y compensaciones a cada empleado según el rol que toman en la empresa, desde un barista hasta grandes puestos ejecutivos. Schultz transformó el modelo de negocio de Starbucks al crear un gran programa de incentivos por resultados que llevó a esta cadena transnacional al éxito que es hoy.

4. Liderazgo Laissez-faire

Al confiar en su equipo, el líder deja que las personas trabajen con libertad. Los líderes que trabajan con esta metodología en francés “laissez faire” traducido a “déjelos hacer” son líderes positivos que confían en las personas que conforman su equipo y dejan que ellos decidan libremente “cómo” hacer sus tareas siempre y cuando cumplan con los resultados. Es la forma menos intrusiva de liderazgo y permite al líder concentrarse más en el funcionamiento de la empresa, y suele ser común en start-ups y pequeños negocios. Este método puede aumentar la creatividad y proactividad de los empleados.

Sin embargo, el dejarlos elegir los procedimientos que mejor les acomoden no significa que estos líderes son ausentes, al contrario, son más bien asertivos en los momentos en que deben intervenir para aconsejar, orientar o corregir.

Este tipo de liderazgo empodera a los empleados, pero si se pierde el control en este, se puede llegar a una desorientación por parte de los empleados, perdiendo efectividad y motivación, llevándolos a ser “flojos” al no sentir que su trabajo es valorado ni supervisado. Es por esto que la presencia del líder debe de ser comprensiva, abierta y sobre todo presente para observar “desde lejos” y así intervenir cuando es oportuno. No deben de esperar a que se pierda el control para intervenir.

Reformulación del liderazgo Laissez-faire

Actualmente el trato personal y la supervisión que viene con ella son cada vez más lejanas, principalmente debido al confinamiento desde el brote de COVID-19 que nos obligo a adoptar el trabajo remoto. La falta de contacto físico con las personas implica que los líderes depositen una gran confianza en sus empleados, pero también hace más difícil que las personas sientan que su trabajo es valorado dada la falta de supervisión y orientación. Para evitar que esto suceda, los líderes deben de estar más presentes. Esto no significa que dejen a un lado esta metodología que otorga libertad en los métodos de cada persona para cumplir sus responsabilidades, sino que más bien el líder debe de estar presente para orientar y acompañar a cada persona en su equipo dada la falta de contacto humano y de certidumbre. Este acompañamiento da seguridad a los empleados al tener una mayor certeza de que su trabajo es valorado, incluso cuando nadie los ve a distancia. Si quieres emplear esta metodología te recomendamos que, además de llevar un control sobre los resultados, agendes ciertas sesiones cada determinado periodo de tiempo para tener un contacto más humano con cada persona en tu equipo y así poder orientarles.

5. Liderazgo transformacional

Se centra en las personas y no duda en que estas son indispensables para la transformación que buscan lograr en su empresa. Este tipo de liderazgo busca mostrar una visión y lograr transformarla en una visión compartida para entonces trabajar unidos hacia ella y lograr una transformación. Los líderes transformacionales suelen ser visionarios y no temen al riesgo. Ponen su confianza en su equipo, lo cual los motiva e impulsa su creatividad y productividad, además de aumentar el compromiso y mejorar la actitud en ellos. Es una gran manera de alentar a los equipos a alcanzar metas concretas o impulsar una idea innovadora.

Como su mismo nombre nos lo dice, este tipo de liderazgo busca “transformar”, y cualquier transformación o cambio toma tiempo, así como una gran labor de convencer a las personas a través de una comunicación efectiva, carisma y pasión por su visión. Por esto, este tipo de liderazgo es muy efectivo cuando una empresa busca hacer un cambio importante , motivar a su equipo o alinear la visión dentro de la cultura empresarial e incluso en el entorno social. Sin embargo, puede no ser tan efectiva cuando una empresa se encuentre en necesidad de tomar una decisión rápidamente o se ve obligada a adaptarse a algo inesperado.

Al emplear un liderazgo transformacional se debe de tomar en cuenta que esta necesita de una alta flexibilidad en el funcionamiento de la empresa, así como proporcionar lo necesario para unificar la visión, aumentar la motivación y buscar que cada persona de lo mejor de sí. Esto se logra ganando su confianza, admiración y respeto.

Un ejemplo de un gran liderazgo transformacional es Indra Nooyi. Ella nació en India y trabajó muy duro para llegar a convertirse en la primera persona inmigrante y la primera mujer en ocupar el puesto de CEO en la  empresa multinacional PepsiCo. Durante su liderazgo ahí, ella no se conformó con llevar a la empresa de bebidas y alimentación hacia un crecimiento constante, sino que quiso transformarla al trabajar duro por disminuir los ingredientes nocivos para la salud en los productos. Indra buscó crear un impacto en la sociedad, a pesar de la críticas que recibió por aquellos quienes se preocupaban más por los beneficios financieros.

Reformulación del liderazgo transformacional

Este tipo de liderazgo valora mucho el trabajo y a la persona, además de que trabaja duro para motivarlos y unirlos hacia una misma meta. Una manera en que se puede adaptar este liderazgo a la actualidad es al elegir una causa o meta a transformar compartida por cada miembro del equipo, y no que esta sea elegida por el líder. Gracias a la digitalización, las personas cada vez tienen mayor acceso a información, lo que permite que encuentren más causas a las cuales se quieran sumar. Es por esto que la escucha activa a cada persona puede ser una nueva tarea muy interesante para el líder, quien a partir de esta acción, podrá entonces encontrar una causa en común y entonces  formular esta visión que pueda transformar a la empresa. Además, al ser una visión fundamentada en la escucha, el convencimiento y motivación del equipo serán una tarea mucho menos laboriosa que en un método tradicional para este tipo de liderazgo.

Entonces…¿Cuál es el tipo de liderazgo que debo adoptar?

No existe “un” liderazgo perfecto, sino que cada estilo de liderazgo puede ser muy útil para una empresa según su circunstancia, necesidades, equipo y recursos. Para elegir cuál de estos liderazgos se acomoda mejor a tu empresa te recomendamos tomar en cuenta en esta ecuación 3 elementos principales:

  1. La etapa en la que se encuentra tu empresa
  2. El equipo con el que cuentas
  3. Qué se acomoda mejor a ti mismo/a

Una vez que sumes estos 3 elementos plantea escenarios en los que utilices los liderazgos que consideres más óptimos y piensa como se adaptaría cada uno de estos elementos a estos.

El tipo de liderazgo que mejor impulse a las personas involucradas y a ti probablemente sea el más adecuado, aunque no debes de perder de vista también cuál tipo de liderazgo llevará a tu empresa hacia sus objetivos. Recuerda que los resultados son importantes para mantener la empresa a flote, pero es más importante su tripulación para llevarlos a donde su capitán los guíe.

¿Con cuál tipo de liderazgo te identificas más? ¿Cuál podría adaptarse mejor a tu equipo y empresa?
Comparte este artículo con tu equipo…¡puedes recibir grandes ideas para mejorar el desempeño de tu empresa, tu equipo e incluso el tuyo!

Fuentes de las imágenes utilizadas:

https://executivesecretary.com/leadership-skills-next-level/

https://www.jobs.ie/job-talk/leadership-skills/